Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar

Noticias

12-09-2018

¿CÓMO PUEDO ELEGIR EL PARQUET LAMINADO ADECUADO? AQUÍ TE EXPLICAMOS COMO.

¿CÓMO PUEDO ELEGIR EL PARQUET LAMINADO ADECUADO? AQUÍ TE EXPLICAMOS COMO.


Hoy día podemos encontrar suelos laminados en el mercado desde tan solo 5 euros hasta los 50 euros o más, pero no por eso sabemos si es de buena calidad o es adecuado para nuestro espacio. Te explicaremos algunas características para poder elegir el tipo de suelo adecuado.

La palabra “calidad” engloba muchos aspectos del material. Debemos diferenciar dos clasificaciones de este tipo de suelos.  Los suelos laminados se clasifican según la resistencia de desgaste y por clases, según el tipo de espacio.

Podemos observar las siglas AC (Criterios de abrasión), por el que el material es sometido a unas pruebas de resistencia al desgaste y rozamiento que podría provocar al ser usado por el tránsito de personas en un espacio.

Por otra parte, la agrupación por clases hace referencia a un sistema de clasificación general que define a grandes rasgos el tipo de suelo que se puede utilizar según el espacio en que coloques el material.

CLASIFICACIONES Y USOS:

Uso residencial:

  • - AC1 (clase 21): Laminados para un tráfico a pie ligero, como dormitorios.
  • - AC2 (clase 22): Laminados para un tráfico a pie moderado, como comedores.
  • - AC3 (clase 23-31): Laminados para un tráfico a pie moderado, como salones, salón-comedor, pasillos, …

Uso comercial:

  • - AC4 (clase 32): Laminados para espacios domésticos o comerciales con tráfico moderado, como oficinas, cafeterías, tiendas de moda, espacios residenciales, …
  • - AC5 (clase 33): Laminados para espacios con tránsito intenso, como tienda, salas de exposiciones, restaurantes, escuelas, …
  • - AC6 (clase 34): Laminados para espacios con tránsito muy intenso, como supermercados, aeropuertos, espacios de atención al público, ... 


Hemos de tener en cuenta también el grosor de la lámina que escojamos. Cuanto más grosor más estabilidad y más confort. Una lamina de suelo laminado de 7 u 8 mm de grosor es una buena elección. Si elegimos un grosor más fino, como de 5 o 6 mm, a la larga pueden llegar a curvarse.

Es importante también tener en cuenta la impermeabilidad del suelo, escogiendo un laminado hidrófugo, que contiene una fina capa que lo impermeabiliza para que los líquidos no filtren y no se abomben.

Este tipo de suelos son excelentes alternativas a la madera maciza o multicapa. Son económicos y fácil de instalar sobre pavimento existente, incorporando un sistema de “clic”, en el que las lamas se encajan entre sí a presión.

Son materiales fabricados con fibra de resina y madera prensadas, ofreciendo un alto nivel de resistencia al desgaste y al impacto. El acabado imita a la perfección y con gran realismo a la madera natural.

VENTAJAS:

  • - Fácil instalación y practicidad.
  • - No es necesario retirar el pavimento existente.
  • - No es necesario barnizar y consta de una capa de resina que facilita la limpieza.
  • - Consta de un sistema de sellado por el que no se filtran los liquidos.
  • - Es económico.
  • - Es estético, ya que imita a la perfección la madera natural.
  • - Son resistentes y duraderos, clasificados según la normativa europea de resistencia al desgaste y al impacto.

 

Fuente: www.pro.pergo.es