Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar

Noticias

19-07-2019

PAUTAS PARA LA REFORMA DE ASEOS INFANTILES

PAUTAS PARA LA REFORMA DE ASEOS INFANTILES

Llegadas estas fechas tan señaladas de verano, es importante pensar en que es un buen momento para realizar cualquier tipo de reforma en los colegios, ya que los niños están de vacaciones y las escuelas vacías.

En este caso hablaremos de las reformas de los aseos infantiles para los niños de preescolar en los colegios.

La principal peculiaridad que tienen los baños infantiles a diferencia de las reformas generales de baños, son las medidas. Debemos tener en cuenta que un niño no tiene la misma altura que un adulto y puede que la longitud de los brazos no sea la misma para poder llegar a lavarse las manos en un lavabo estándar; por ello es importante tener un previo conocimiento a las medidas de los más pequeños. Debemos diferenciar los baños de casa a los aseos de colegio, ya que en casa no puedes hacer reformas según el crecimiento del niño y puedes utilizar banquetas para que puedan llegar al inodoro o al lavabo; en cambio los aseos infantiles de los colegios siempre serán utilizados, ya que constan de varios aseos para cada edad.

Podemos decir que los niños de preescolar tienen entre pocos meses y 6 años con unas alturas de entre 50cm. a 1,12m. Los niños de educación primaria tienen entre 6 y 12 años y sus alturas son entre 1,12m. a 1,49m. La educación secundaria va desde los niños de 12 a 16 años con alturas de 1,49m. a 1,70m. Y por último los adolescentes de entre 16 y 18 años.

Las encimeras y los inodoros son importantes a la hora de reformar un aseo infantil ya que su tamaño debe ser más pequeño que los lavabos e inodoros estándar y por ello se adaptan a las estaturas y necesidades de los más pequeños. Hemos de tener en cuenta cual es la cisterna que se adapta a estos inodoros. Una solución es colocar una cisterna empotrada, situando el pulsador según la altura de los niños para que puedan acceder ellos solos. Otra de las soluciones y más económica es colocar una cisterna alta.

También es importante darles privacidad, colocando unas divisorias entre inodoros. En algunos casos podemos diseñar las divisorias con unas alturas más bajas, para que el profesorado pueda supervisar a los niños de un vistazo.

Según la normativa vigente, cada 10 inodoros colocados se deberá añadir un inodoro accesible.  Por ello, hemos de contar con una zona accesible, distancias de paso y el giro de 120 – 150cm de diámetro para una silla de ruedas. Un añadido muy útil es colocar una zona de ducha, aunque sea pequeña, para poder bañar a los niños en casos de necesidad. Una ducha de obra a ras de suelo sería la mejor opción, sin colocar escalones y prevenir tropiezos.

Para el revestimiento y el pavimento de los aseos tenemos distintas opciones. La idea más convencional y eficaz son las cerámicas, hoy en día existen diversos formatos, colores, texturas, etc. para colocarlas en varios ambientes; son duraderos y fáciles de limpiar. Por otro lado los suelos vinilicos, fabricados con PVC, tiene también un sinfín de patrones y texturas, pueden imitar el cemento, el mármol, la piedra, la madera, incluso modelos de azulejos hidráulicos. Este tipo de pavimento también tiene modelos aptos para zonas húmedas, aguantando arañazos y golpes.  Podemos incluso encontrar tipos de parquet aptos para baños, pero en un colegio no suele ser la mejor opción.

Por último, es una buena opción colocar algún dibujo o color, ya sea en las paredes, con algún pavimento de color o forma divertida, o en las mismas divisorias para los inodoros.